Seleccionar página

Insights

Deporte y dibujos animados, una alianza con futuro

19 Oct 2023   -   

En 2019, en el encuentro Barça SportsTech Week, hubo una mesa redonda titulada The game: What’s next? Era uno de tantos debates que se celebran para discutir cuál es el futuro del deporte. Aquella mañana, se comentaron aspectos que no tardaron en convertirse en realidades, como los análisis de datos en tiempo real con Inteligencia Artificial. Sin embargo, hubo una intervención realmente sorprendente. Steve Palmer, entonces responsable de Data Solutions de la Premier League, explicó que para atraer a los aficionados más jóvenes –el gran reto al que se enfrenta la industria del deporte profesional- con la tecnología 3D de Realidad Virtual, se podían realizar retransmisiones en las que se podía customizar a los jugadores. . El ejemplo que puso era con piezas y muñecos de Lego. . Las imágenes eran sorprendentes, abrían la puerta a múltiples posibilidades de fidelizar a los aficionados.

Después del 1 de octubre de 2023, se puede asegurar que el empleo de dibujos animados en retransmisiones ya no es el futuro, sino el presente. El partido de la NFL entre los Falcons y los Jaguars, disputado ese día en Wembley, tuvo una retransmisión alternativa en ESPN y Disney + dentro del universo de Toy Story de Pixar. El partido paralelo se disputaba dentro de la habitación de Andy, el personaje del niño cuyos juguetes cobran vida en las películas de la franquicia. Todo el encuentro era una reproducción exacta, con tecnología de Beyond Sports (Sony), de lo que ocurría en el terreno de juego real, pero los locutores, los gráficos, el marcador y las celebraciones tenían animaciones especiales, así como los personajes de la saga que aparecían al borde del campo, como Slinky Dog. La retransmisión fue el contenido en directo más visto de la historia de Disney +.

El modelo ya cuenta con numerosos antecedentes, también de Beyond Sports. En la NHL, el proyecto Big City Greens Classic (hockey en el universo de Los Green en la Gran Ciudad) es una pista de dibujos animados que reproducía un partido entre los Capitals y New York Rangers. Los locutores en el estudio también llevaban trajes con chips de seguimientopara capturar el movimiento, de modo que estaban incluidos en la retransmisión alternativa con sus correspondientes animaciones. La pista se encontraba en el lugar donde viven Cricket y la familia Green, viendo el partido había una cebra haciendo yoga, la abuela de la familia era uno de los porteros y el árbitro, una gallina, que fue entrevistada por los locutores. La gran innovación fue que lograron dar movimientos específicos a personajes concretos. El éxito de crítica fue inmediato en los medios de comunicación y en las redes sociales llegaron las imágenes más importantes, las de críos grabados o fotografiados por sus padres pasándoselo en grande con la retransmisión. La audiencia online del evento, de 765.000 espectadores, ya registraba un aumento de los espectadores entre 12 y 14 años.

El desarrollo de estas retransmisiones alternativas requerirá adecuar una animación para cada deporte. El hockey, por ejemplo, se juega en una pista mucho más pequeña que un campo de fútbol americano, que a su vez es un deporte que tiene muchas interrupciones y en cada partido suele haber entre 150 y 160 jugadas. Sin embargo, el camino ya está trazado.

En este campo, otra opción exitosa de retransmisiones de la NFL la inició hace dos años CBS con Nickelodeon. En este caso, el efecto era la Realidad Aumentada con animaciones con personajes de Bob Esponja y su slime (baba) verde, que era disparado desde cañones cuando se anotaba, y cosechó excelentes cifras de audiencia. El partido entre los Dallas Cowboys y los San Francisco 49ers fue el más visto en siete años. Para la Super Bowl LVIII de 2024 se espera otra retransmisión alternativa centrada en los niños con este tipo de efectos y filtros virtuales.

Aunque hablemos en términos de futuro del uso de dibujos animados, en realidad su relación con el deporte es multifacética y tiene décadas de antigüedad. Actualmente, al margen de las retransmisiones, se ha utilizado en labores de marketing para hacer publicidad en los intentos de expansión de los deportes estadounidenses fuera de su país. Por ejemplo, la NHL en 2019 lanzó en China la serie Super BOOMi Hockey Hero , un spin-of del personaje de la productora china UP Studios, un oso que transmite mensajes positivos sobre la amistad jugando con sus amigos en un entorno de Realidad Virtual, que cuenta con más de 2.600 millones de visualizaciones. La intención de la NHL es hacer más popular este deporte en su mayor mercado de expansión, se están construyendo casi un centenar de pistas de hielo al año en este país.

En la UFC, para el combate entre Khabib Nurmagomedov y Justin Gaethje, la cadena BT Sports produjo un cortometraje con la historia del luchador ruso que llegó a tener millones de visualizaciones antes del combate. La historia se centraba en la muerte del padre de Khabib y tuvo un impacto muy emotivo en los fans de este deporte. El marketing animado tiene un efecto muy positivo en las audiencias digitales, aunque estén sobresaturadas de estímulos, precisamente, de marketing. Las metáforas de las animaciones son una forma de transmitir el mensaje mucho más efectivas y atractivas que los vídeos convencionales y facilitan la retención de marca.. No por casualidad, Sony Music Enternatinment está trabajando en una serie biopic de Messi en dibujos animados que contará todos los obstáculos que tuvo que superar de niño.

Tampoco esta es una idea novedosa. En los 90, la película Space Jam de 1996 con Michael Jordan interactuando con los personajes de Looney Tunes, con los que jugaba un partido de baloncesto contra unos alienígenas. No obstante, antes de este hito, en 1991 se estrenó en la NBC la serie de dibujos animados ProStars en la que las estrellas Jordan, Bo Jackson (béisbol) y Wayne Gretzky (hockey) ayudaban a gente en apuros o salvaban al mundo de diferentes amenazas. En aquel momento, la NBC tenía los derechos de la NFL, la NHL y la NBA. Promocionando a los tres grandes de estos deportes con dibujos animados buscaba atraer a los niños a estas competiciones. Los personajes usaban sus herramientas deportivas, un balón de baloncesto o el palo de hockey, como armas secretas que se transformaban en lo que necesitasen en cada momento. Según las encuestas de mercado de Nickelodeon en 1991 , Michael Jordan era más conocido entre los niños que George Bush, el presidente de Estados Unidos. Al principio y al final de cada episodio, aparecían los verdaderos Jordan, Jackson y Gretzky contestando a preguntas que les formulaban niños.

No se debe subestimar el poder de los dibujos animados. Según los resultados de una reciente investigación conjunta chino estadounidense sobre cartoons deportivos, actividad física y salud mental, ver dibujos animados sobre deportes durante la infancia puede tener una relación indirecta con la actividad física que se desarrolla cuando se es adulto, lo que está directamente relacionado con la salud mental.

De hecho, el estudio muestra que ver dibujos animados ya es por sí beneficioso para los niños: ayudan a reducir el dolor, reducen el miedo y pueden influir a la hora de definir unas preferencias alimentarias (que era el objetivo desde hace décadas de dibujos animados como Popeye) Cuando los dibujos animados tratan sobre deportes, empujan a los niños a realizar actividad física, lo que juega un papel fundamental en la depresión y la ansiedad.

«Crea un fan joven y obtendrás su dinero durante décadas»

Por tanto, existen motivos de toda clase que recomiendan las estrategias que cuenten con dibujos animados para la promoción del deporte. Desde la fidelización de los fans a la promoción de valores y hábitos saludables. Aunque, desde el punto de vista del negocio, también se puede expresar en crudo, como ha escrito Richard Deitsch en The Athletic: “crea un fan joven y obtendrás su dinero durante décadas”.

Construyendo el futuro de la industria del deporte