Seleccionar página

Insights

Recomendaciones sobre la ingesta de líquidos y carbohidratos para jugadoras de élite
6 Jul 2023   -   

Las jugadoras de fútbol cubren una distancia de aproximadamente 10 km durante un partido, utilizando tanto los sistemas de energía aeróbica (fuente principal de energía para el cuerpo en reposo y durante las actividades de baja intensidad) como anaeróbica (actividad física intensa obteniendo energía en ausencia del oxígeno)1, 2 .

Este segundo tipo de carrera intermitente de alta intensidad provoca una elevación de la temperatura central3, y la respuesta termorreguladora posterior comporta un aumento en el flujo sanguíneo de la piel y el inicio de la sudoración por la pérdida de calor por evaporación3. La carrera de alta intensidad también da como resultado un marcado agotamiento del glucógeno en ambos tipos de fibras musculares (las de contracción lenta y las de contracción rápida)4. Por lo tanto, la subida de la temperatura, junto con el agotamiento del glucógeno muscular, pueden precipitar la fatiga. En el fútbol, esto puede explicar hasta cierto punto la reducción de la distancia recorrida y de la carrera de alta intensidad al final de los partidos de élite5, 6.

Sin embargo, pocos estudios han investigado el equilibrio de líquidos, la ingesta de carbohidratos, la tasa de sudoración y la cantidad de sodio en el sudor durante los entrenamientos y los partidos en jugadoras de fútbol de élite.

El conocimiento de la ingesta de carbohidratos de las jugadoras durante el entrenamiento y los partidos podría ayudar a diseñar estrategias para mejorar el rendimiento, ya que está comprobado que la ingesta subóptima de carbohidratos puede afectar el rendimiento específico del fútbol7 . De hecho, consumir carbohidratos durante las sesiones de entrenamiento que replican las intensidades de los partidos puede mejorar la tolerancia a los carbohidratos durante la competición, lo que podría también reducir las molestias gastrointestinales 8 .

En este escenario se realizó recientemente el estudio Fluid Balance and Carbohydrate Intake of Elite Female Soccer Players during Training and Competition (Caroline A. Tarnow et al., 2022). Su objetivo fue medir y comparar la tasa de sudoración, la cantidad de sodio en el sudor, el consumo de carbohidratos y la ingesta de líquidos en jugadoras de fútbol de élite, durante una sesión de entrenamiento y un partido de competición. En este artículo se resumen sus principales características, resultados y conclusiones.

Datos fundamentales del estudio y principales resultados

Diecinueve jugadoras profesionales de fútbol de élite del equipo Futbol Club Barcelona de primera división participaron en el estudio9 , que encontró los hallazgos siguientes:

Tasa de sudoración

La tasa de sudoración promedio fue significativamente mayor durante el partido en comparación con el entrenamiento. Como las condiciones ambientales y la duración fueron similares durante ambos, la diferencia probablemente se deba a la mayor intensidad del ejercicio del partido. Además, también se observa que la competición puede agregar ansiedad y/o estrés adicional al jugador, lo que puede influir en la respuesta de sudoración10 .

Quantity of sodium in sweat

No se encontraron diferencias en la cantidad de sodio en el sudor entre la sesión de entrenamiento y el partido.

En cambio, se encontraron grandes variaciones interindividuales en la cantidad de sodio en el sudor tanto en la sesión de entrenamiento como en el partido.

Ingesta de líquidos

Se esperaba que la ingesta de líquidos fuera mayor durante la sesión de entrenamiento, ya que hubo una mayor oportunidad de consumir líquidos en comparación con un partido, donde la bebida está restringida a ciertos períodos de tiempo11. En cambio, la ingesta de líquidos no fue significativamente diferente entre la sesión de entrenamiento y el partido.

Estado de hidratación antes del ejercicio

Los puntajes de sed fueron mayores antes del entrenamiento en comparación con el partido. Los datos también demostraron que el grado de hipohidratación durante el ejercicio puede subestimarse dado que algunas jugadoras ya se encontraban en un estado de hipohidratación previa.

Ingesta de carbohidratos

En el presente estudio, las jugadoras de fútbol ingirieron una media de 2,0 g·h−1 durante la sesión de entrenamiento y 0,9 g·h−1 durante el partido, y optaron por una bebida con 2 % de carbohidratos frente a la opción de 6%.

Sin embargo, para ejercicios intermitentes de alta intensidad que duren >>60 min, la ingesta recomendada es de 30 a 60 g·h−112,13 .

Principales conclusiones del estudio

La gran variación interindividual en la tasa de sudoración y la cantidad de sodio en el sudor durante el entrenamiento y los partidos respalda la necesidad de realizar recomendaciones de hidratación individualizadas. De este modo, se debe alentar a futuras investigaciones a registrar medidas reales de referencia de la masa corporal, así como otros marcadores válidos de hidratación, para registrar con mayor precisión el estado real de hidratación14 .

Las jugadoras tuvieron más oportunidades de consumir carbohidratos durante el entrenamiento, por lo que el hecho de que las ingestas fueran bajas durante el partido y el entrenamiento sugiere que esto se debe a la preferencia más que al acceso o la oportunidad de ingerir carbohidratos. Y como se ha apuntado, no cumplir con las recomendaciones de ingesta de carbohidratos durante el entrenamiento y los partidos podría afectar el rendimiento específico del fútbol15-17 .

Las siguientes investigaciones deberían explorar por qué las jugadoras autoseleccionaron opciones bajas en carbohidratos (es decir, una solución al 2 % en lugar de una solución al 6 %) y no ajustaron la ingesta de carbohidratos en respuesta al cambio en las demandas de ejercicio. Una mejor comprensión y conocimiento de las jugadoras de fútbol sobre los carbohidratos, junto con una correcta educación sobre hidratación, debería ser un enfoque adicional sobre nutrición deportiva para las jugadoras de fútbol femenino de élite.

Fuentes:

1. Sausaman, R.; Sams, M.L.; Mizuguchi, S.; DeWeese, B.H.; Stone, M.H. The physical demands of NCAA division I women’s college soccer. J. Funct. Morphol. Kinesiol. 2019, 4, 73. [CrossRef]

2. Jagim, A.R.; Murphy, J.; Schaefer, A.Q.; Askow, A.T.; Luedke, J.A.; Erickson, J.L.; Jones, M.T. Match demands of women’s collegiate soccer. Sports 2020, 8, 87. [CrossRef]

3. Ekblom, B. Applied physiology of soccer. Sports Med. 1986, 3, 50–60. [CrossRef]

4. Krustrup, P.; Mohr, M.; Nybo, L.; Draganidiset, D.; Randers, M.B.; Ermidis, G.; Ørntoft, C.; Røddik, L.; Batsilas, D.; Poulios, A.; et al. Muscle metabolism and impaired sprint performance in an elite women’s football game. Scand. J. Med. Sci. Sports 2021, 32, 27–38. [CrossRef] [PubMed]

5. Bangsbo, J. Energy demands in competitive soccer. J. Sports Sci. 1994, 12, S5–S12. [CrossRef] [PubMed]

6. Bendiksen, M.; Bischoff, R.; Randers, M.B.; Mohr, M.; Rollo, I.; Suetta, C.; Bangsbo, J.; Krustrup, P. The Copenhagen Soccer Test: Physiological response and fatigue development. Med. Sci. Sports Exerc. 2012, 44, 1595–1603. [CrossRef] [PubMed]

7. Ostojic, S.M.; Mazic, S. Effects of a carbohydrate-electrolyte drink on specific soccer tests and performance. J. Sports Sci. Med. 2002, 1, 47– 53. [PubMed]

8. Costa, R.J.S.; Miall, A.; Khoo, A.; Rauch, C.; Snipe, R.; Camoes-Costa, V.; Gibson, P. Gut-training: The impact of two weeks repetitive gutchallenge during exercise on gastrointestinal status, glucose availability, fuel kinetics, and running performance. Appl. Physiol. Nutr. Metab. 2017, 42, 547–557. [CrossRef] [PubMed]

9. McKay, A.K.A.; Stellingwerff, T.; Smith, E.S.; Martin, D.T.; Mujika, I.; Goosey-Tolfrey, V.L.; Sheppard, J.; Burke, L.M. Defining Training and Performance Caliber: A Participant Classification Framework. Int. J. Sports Physiol. Perform. 2022, 17, 317–331. [CrossRef]

10. Harker, M. Psychological sweating: A systematic review focused on aetiology and cutaneous response. Skin Pharmacol. Physiol. 2013, 26, 92–100. [CrossRef]

11. Shirreffs, S.M.; Sawka, M.N.; Stone, M. Water and electrolyte needs for football training and match play. J. Sports Sci. 2006, 24, 699–707. [CrossRef]

12. Williams, C.; Rollo, I. Carbohydrate Nutrition and Team Sport Performance. Sports Med. 2015, 45 (Suppl. S1), S13–S22. [CrossRef]

13. Collins, J.; Maughanet, R.J.; Gleeson, M.; Bilsborough, J.; Jeukendrup, A.; Morton, J.P.; Phillips, S.M.; Armstrong, L.; Burke, L.M.; Close, G.L.; et al. UEFA expert group statement on nutrition in elite football. Current evidence to inform practical recommendations and guide future research. Br. J. Sports. Med. 2020. online ahead of print. [CrossRef]

14. Cheuvront, S.N.; Ely, B.R.; Kenefick, R.W.; Sawka, M.N. Biological variation and diagnostic accuracy of dehydration assessment markers. Am. J. Clin. Nutr. 2010, 92, 565–573. [CrossRef]

15. Harper, L.D.; Stevenson, E.J.; Rollo, I.; Russell, M. The influence of a 12% carbohydrate-electrolyte beverage on self-paced soccer-specific exercise performance. J. Sci. Med. Sport 2017, 20, 1123–1129. [CrossRef] [PubMed]

16. Russell, M.; Kingsley, M. The efficacy of acute nutritional interventions on soccer skill performance. Sports Med. 2014, 44, 957–970. [CrossRef] [PubMed]

17. Baker, L.B.; Rollo, I.; Stein, K.W.; Jeukendrup, A.E. Acute Effects of Carbohydrate Supplementation on Intermittent Sports Performance. Nutrients 2015, 7, 5733–5763. [CrossRef]

Construyendo el futuro de la industria del deporte